“No sé qué hubiera hecho sin la orientación, el apoyo y la lealtad que nos brindó La Fête. Nunca se nos ocurrió llamar a un planificador de bodas, pensando que mi marido y yo podíamos encargarnos solos de nuestro evento de 150 personas, pero cuando nos dimos cuenta de que ambos estábamos ocupados con nuestros respectivos trabajos y de que no hablábamos italiano (nuestra boda se celebró en La Toscana), finalmente decidimos aceptar la idea de que interviniera un planificador de bodas. Charlotte Ricard no se limita a ser la típica planificadora de bodas. Es verdaderamente alguien que hizo las cosas no sólo para satisfacer a la pareja (nosotros), sino que también se aseguró de que todos los preparativos del evento se hicieran sin dificultades, desde un punto de vista logístico e incluso hasta los detalles mínimos que la novia y el novio suelen pasar por alto. Con su experiencia multicultural y su dominio de cuatro idiomas, nos benefició realmente de más formas que las podríamos haber imaginado. Hemos visto nuestra cuota de planificadores de bodas solo por asistir a bodas de amigos y suelen no estar a la altura. Con La Fête, pueden verla concretamente en acción y, además, sin actitudes intrusivas; es un verdadero orgullo decir que la boda fue así de fantástica por la intervención al 100% de La Fête.
Recomendamos La Fête con los ojos cerrados y, si se encuentra en la disyuntiva de decidir sobre un planificador de bodas que pueda encargarse de ese evento tan personal, verá que cada punto de contacto de su boda es atendido con total dedicación para que la novia y el novio puedan estar seguros de que todo se lleva a cabo a la perfección.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *